CARACOLES.

Uno de los problemas que mucha gente tiene a la hora de mantener sus plantas, son los molestos agujeritos producidos por los caracoles en las hojas, vamos a ver que se puede hacer para evitar la destrucción de las plantas por parte de estos animalillos.

Pero antes de nada me gustaría romper una lanza a favor de estos pequeños moluscos. Los caracoles son siempre culpados de los agujeros en las plantas y de hacer verdaderos destrozos en ellas. Cuando nos damos cuenta de que tenemos una plaga de caracoles en el acuario, sobre todo al principio, cuando estamos empezando en este hobby, nos volvemos locos e intentamos erradicarlos a toda costa.

Los caracoles se alimentan PRINCIPALMENTE de residuos, restos de alimentos, desechos y hojas muertas o en mal estado. Una planta sana produce sustancias químicas que repelen a la mayoría de los caracoles, por ello cuando una hoja aparece agujereada por estos animales, no siempre, pero generalmente es porque algo no andaba bien antes de que decidieran pegarse el banquete.

ALGAS.

Hay dos categorías de algas que preocupan a los acuariofilos: "buenas" y "malas". Las algas buenas están presentes en pequeñas cantidades, son indicativas de buena calidad del agua y son controladas fácilmente con peces come-algas o simplemente quitándolas durante el mantenimiento rutinario. Este tipo de algas son una consecuencia natural del tener un tanque de agua con alimentos y una fuente de luz. Las algas malas son un indicador de la mala calidad del agua o son un tipo de algas que tiende a invadir todo el tanque y arruinan la estética que el acuariofilos está intentando alcanzar. La etiqueta de "malas" es completamente subjetiva. Por ejemplo, un tipo verde de algas, en forma de pelos son consideradas como una plaga por algunos acuariofilos americanos, mientras que algunos acuariofilos europeos las ve como una adición valiosa para la mayoría de los tanques, sirviendo como suplemento dietético para los peces.